¿Qué es el Clima Laboral?


Por < clima laboral > o < clima social > entendemos el conjunto de relaciones humanas que conforman el medio ambiente laboral y humano en el que se desarrolla el trabajo cotidiano. Influye en la satisfacción y por lo tanto en la productividad. Está relacionado con la forma de organizar equipos y gestionarlos por parte de la directiva pero sobre todo de la capacidad de lidiar con las personas que conformnan la empresa, con su manera de trabajar y de relacionarse, con su interacción con la empresa, con las máquinas que se utilizan y con la propia actividad de cada uno.


El término está referido a las propiedades motivacionales del ambiente organizacional. El clima organizacional, si es alto y favorable, provoca satisfacción en el puesto.


La medición de la satisfacción laboral es considerada frecuentemente como equivalente a evaluación del clima laboral. De hecho, al referirse a satisfacción laboral es necesario considerar el tratamiento que los referenciales de la excelencia, como el Modelo de Excelencia de la EFQM, dan al criterio relacionado con los resultados que la organización obtiene con relación a los empleados en términos de satisfacción


Algunos aspectos que se pretenden evaluar son los siguientes:


Independencia.

La independencia mide el grado de autonomía de las personas en la ejecución de sus tareas habituales.


Condiciones físicas.

Son las características medioambientales en las que se desarrolla el trabajo: la iluminación, el sonido, la distribución de los espacios, la ubicación (situación) de las personas, los utensilios, etcétera.


Liderazgo.

Mide la capacidad de los líderes para relacionarse con sus colaboradores. Un liderazgo que es flexible ante las múltiples situaciones laborales que se presentan, y que ofrece un trato a la medida de cada colaborador, genera un clima de trabajo positivo que es coherente con la misión de la empresa y que permite y fomenta el éxito.


Relaciones.

Esta escala evalúa tanto los aspectos cualitativos como los cuantitativos en el ámbito de las relaciones. Con los resultados obtenidos se diseñan "sociogramas" que reflejan: la cantidad de relaciones que se establecen; el número de amistades; quiénes no se relacionan nunca aunque trabajen codo con codo; la cohesión entre los diferentes subgrupos, etcétera. El grado de madurez, el respeto, la manera de comunicarse unos con otros, la colaboración o la falta de compañerismo, la confianza, todo ello son aspectos de suma importancia. La calidad en las relaciones humanas dentro de una empresa es percibida por los clientes.


Implicación.

Es el grado de entrega de los empleados hacia su empresa.


Organización.

La organización hace referencia a si existen o no métodos operativos y establecidos de organización del trabajo. ?Se trabaja mediante procesos productivos? ?Se trabaja por inercia o por las urgencias del momento? ?Se trabaja aisladamente? ?Se promueven los equipos por proyectos? ? Hay o no hay modelos de gestión implantados?


Reconocimiento.

¿Reconoce la empresa el trabajo bien hecho? ¿o se limita a castigar y penalizar el trabajo no realizado o de mala calidad?


Remuneraciones.

Es uno de los factores más importantes, pues es una de las razones principales para trabajar y la única para trabajar por cuenta ajena. Hay que encontrar el equilibrio entre salario digno y productividad. Algunas empresas ya han empezado a crear políticas salariales sobre la base de parámetros de eficacia y de resultados que son medibles. Esto genera un ambiente hacia el logro y fomenta el esfuerzo.


Igualdad.

La igualdad es un valor que mide si todos los miembros de la empresa son tratados con criterios justos. La escala permite observar si existe algún tipo de discriminación. El amiguismo, el enchufismo y la falta de criterio ponen en peligro el ambiente de trabajo sembrando la desconfianza.


Otros factores.

Hay otros factores que influyen en el clima laboral: la formación, las expectativas de promoción, la seguridad en el empleo, los horarios, los servicios médicos, etcétera.


También es importante señalar que no se puede hablar de un único clima laboral, sino de la existencia de subclimas que coexisten simultáneamente. Así, una unidad de negocio dentro de una organización pude tener un clima excelente, mientras que en otra unidad el ambiente de trabajo puede ser o llegar a ser muy deficiente. El clima laboral diferencia a las empresas de éxito de las empresas mediocres. Querámoslo o no, el ser humano es el centro del trabajo, es lo más importante, y mientras este hecho no se asuma, de nada vale hablar de sofisticadas herramientas de gestión. Más vale conseguir que el viento sople a favor.